VACICC

Me complace anunciar hoy una nueva iniciativa de mi Oficina para fortalecer aún más el papel de la sociedad civil en nuestra labor.

En junio del año pasado, cuando asumí el cargo de Fiscal, hice hincapié en que para hacer realidad la promesa del Estatuto de Roma, teníamos que aprovechar plenamente la capacidad y el compromiso de todos los actores. Casi un año después, estoy más convencido que nunca de que si queremos cumplir con las demandas legítimas de justicia de las sobrevivientes, debemos hacerlo profundizando nuestras asociaciones con las comunidades afectadas y la sociedad civil. En mis reuniones con grupos de todas las situaciones abordadas por mi Oficina, ya sea en Bogotá, Caracas, Cox’s Bazaar o Kiev, mi mensaje ha sido el mismo: debemos trabajar juntos para garantizar que nuestros esfuerzos colectivos sirvan a los intereses de la justicia y protejan los derechos y el bienestar de las sobrevivientes.

El mensaje que he recibido de los actores de la sociedad civil es que desean comprometerse aún más con nosotros y contribuir constructivamente en nuestro esfuerzo común para ayudar a las comunidades afectadas por los delitos más graves.

Reflejando esto, estoy introduciendo una serie de medidas destinadas a fortalecer nuestra capacidad de beneficiarnos de la experiencia y la energía de la sociedad civil, tanto con respecto a la implementación de investigaciones y enjuiciamientos efectivos como en el desarrollo del marco normativo más amplio que rige el ejercicio de nuestro mandato independiente. Estas medidas incluirán:

  1. La organización de dos mesas redondas temáticas con organizaciones no gubernamentales cada año, además de la mesa redonda anual existente entre la CCI y las ONG.Estas sesiones se utilizarán para examinar conjuntamente, en profundidad, esferas de política específicas en las que la Oficina considera que las aportaciones y la perspectiva de las ONG serían de particular beneficio. Mi propuesta es que la primera mesa redonda temática aborde el tema de los delitos contra los niños, y se celebrará en octubre de 2022 en La Haya.
  2. El desarrollo y la publicación de materiales de orientación para las organizaciones no gubernamentales a fin de ayudarlas a relacionarse con testigos y supervivientes de una manera que preserve la integridad de los posibles testimonios en los que se podría confiar en los procesos penales y reduzca el riesgo de retraumatización.
  3. Sobre la base del establecimiento de una mayor presencia de la Oficina sobre el terreno, la introducción de un nuevo programa para la participación de las organizaciones no gubernamentales nacionales y de base comunitaria local en la labor de la Oficina.
  4. Mayor empoderamiento de los equipos de mi Oficina que abordan situaciones individuales para que colaboren eficazmente con las organizaciones no gubernamentales.

Deseo subrayar que estoy abierto a nuevos debates sobre otras formas en que se puede fortalecer aún más la cooperación entre mi Oficina y los agentes de la sociedad civil. Esta iniciativa representa un intento por mi parte, basado en mis interacciones con una amplia gama de organizaciones no gubernamentales y grupos de sobrevivientes hasta la fecha, de comenzar a acelerar nuestro trabajo conjunto. Pero estoy seguro de que habrá más que podamos hacer para profundizar aún más nuestra colaboración.

En reconocimiento de esto, espero con interés esbozar esta iniciativa con más detalle en la próxima mesa redonda anual ICC-ONG que se celebrará en junio de 2022.

Inmediatamente antes de unirme a la Corte Penal Internacional, pasé tres años en Irak trabajando mano a mano, día a día, con aquellos directamente afectados por los atrocidades más inimaginables. Hablando con comunidades afectadas, sobrevivientes y autoridades religiosas, me sentí constantemente honrado por su capacidad no solo para encontrar el coraje para hablar, sino también para organizarse, unirse y desarrollar redes a través de las cuales pudieran amplificar sus voces. Al hacerlo, pudieron expresar sus legítimas demandas de justicia y abogar por el estado de derecho más allá de cualquier cosa que los funcionarios o las instituciones pudieran lograr.

Esa experiencia ha influido considerablemente en mi opinión sobre la forma en que la Oficina del Fiscal puede cumplir eficazmente su mandato. Debemos hacerlo acercando nuestro trabajo a las comunidades, haciendo que todos los actores sientan que tienen un interés en el proceso de justicia. Como he dicho en repetidas ocasiones, no podemos rendir cuentas a distancia. Hoy, espero que el anuncio de este conjunto inicial de medidas pueda marcar el comienzo de un nuevo período de asociación aún más fuerte con las comunidades locales y los actores de la sociedad civil.

El camino para satisfacer verdaderamente las expectativas de Roma será difícil, pero estoy seguro de que sólo se puede hacer juntos.

https://www.icc-cpi.int/news/icc-prosecutor-karim-aa-khan-qc-announces-new-initiative-strengthen-engagement-civil-society

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *