VACICC

Un familiar de una víctima de una ejecución extrajudicial asiste a una misa conmemorativa antes del Día de Todos los Santos para recordar a los seres queridos asesinados en la guerra contra las drogas del gobierno, en la Comisión de Derechos Humanos en Manila el 29 de octubre de 2021.

“Los funcionarios del gobierno estaban bajo presión para no cooperar o responder a la opinión de las organizaciones internacionales de derechos humanos”, se lee en el informe.

Las declaraciones de grupos internacionales sobre la situación de los derechos humanos en el país a menudo se descartan como injerencia extranjera.

El Departamento de Estado citó la negativa de Filipinas a cooperar con una investigación de la Corte Penal Internacional sobre la sangrienta “guerra contra las drogas” del presidente Rodrigo Duterte después de que los jueces del tribunal con sede en La Haya aprobaran una investigación formal en septiembre de 2021.

Los funcionarios del gobierno dijeron que el gobierno no cooperará con la investigación, alegando que hay una falta de jurisdicción. Sin embargo, la CPI tenía jurisdicción sobre los crímenes cometidos cuando Filipinas aún era parte del Estatuto de Roma, el tratado que creó la corte.

En noviembre, el fiscal jefe de la CPI, Karim Khan, suspendió temporalmente la investigación después de que Manila presentara una solicitud de aplazamiento.

Acoso a activistas locales

“Los activistas locales de derechos humanos continuaron enfrentando hostigamiento ocasional, principalmente por parte de las fuerzas de seguridad o funcionarios locales de las áreas en las que ocurrieron los incidentes bajo investigación”, dice también el informe.

Agregó que los activistas continuaron denunciando acoso por parte de las fuerzas de seguridad, incluido el abuso de los detenidos por parte de la policía y los funcionarios penitenciarios.

El Departamento de Estado también hizo hincapié en la falta de recursos suficientes de la Comisión de Derechos Humanos para investigar y dar seguimiento a los casos de violaciones de derechos humanos.

Asimismo, señaló que las ONG consideraban que el Comité Presidencial de Derechos Humanos era independiente, “pero con capacidad limitada para influir en la política de derechos humanos”. El organismo determina los mecanismos apropiados para resolver los casos de violencia política, e inventaria los casos de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, torturas y otras violaciones graves.

Corrupción

Si bien existen leyes que establecen sanciones penales para los funcionarios públicos corruptos, el Departamento de Estado dijo que el gobierno “no implementó estas leyes de manera efectiva, y los funcionarios con frecuencia se involucraron en prácticas corruptas con impunidad”.

Citó la investigación sobre el equipo de protección personal COVID-19 adquirido por el gobierno de Pharmally Pharmaceutical Corp. y la declaración de Duterte sobre prohibir a los miembros del gabinete asistir a las audiencias legislativas sobre el tema.

Washington también mencionó la afirmación de Duterte de que despidió al personal de la Oficina de Inmigración vinculado al esquema de las “pastillas”. Sin embargo, resultó que los funcionarios habían vuelto al trabajo . — Gaia Katreena Cabico

https://www.philstar.com/headlines/2022/04/13/2174327/philippine-officials-under-pressure-not-work-human-rights-orgs-us-report

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *