VACICC

La Ley de Cooperación puede ser absolutamente nefasta para la población venezolana, en el contexto en que nosotros vivimos y la situación de emergencia humanitaria compleja, asegura Lexys Rendón, Coordinadora del Laboratorio de Paz, Tecnología y e Investigación para la Cultura de la Paz.

Advierte que es completamente falso que con la Ley de Cooperación el régimen va a tener un uso más transparente de la cooperación, sino que van a poner en riesgo planes de apoyo directo a los sectores más vulnerables del país.

Asegura que de acuerdo a como está estructurado el articulado de la Ley, lo que se propone la administración de Maduro, es asumir el control de todos aquellos recursos que en estos momentos, provienen de distintas organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos, para manejarlos al margen de las ONG a las que en estos momentos están dirigidos.

“Nosotros no estamos negados a que haya nuevas leyes de cooperación, pero esta Ley no es una ley de cooperación, no está enmarcada en estándares de derechos humanos para la cooperación y establece, no solamente la potestad de manejar estos fondos, sino que con criterios discrecionales, hay una regulación sancionatoria que puede prohibir y suspender y hasta eliminar a las Organizaciones de Sociedad Civil de todo rango, aquí hay que decir que esto afecta a la Iglesia, gremios, sindicatos, no solo a organizaciones defensoras de derechos humanos, que sabemos que sí hay una política de criminalización de persecución, que ha sido pública y notoria y se ha visto en programas de televisión como es Con el Mazo Dando, y sabemos que está enmarcada en esa línea que también aplican en Nicaragua y que ha permitido que Nicaragua suspenda, elimine y vaya en contra de organizaciones con un amplísimo respaldo del país, pero que nosotros también nos apoyamos en este ejemplo, que a pesar de toda la persecución y de la suspensión de las organizaciones, siguen trabajando en su país”, dijo.

Expresa que están invitando a la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, a que tengan diálogo, para explicar esta preocupación y estos riesgos gravísimos y como la normativa que está en este anteproyecto, no cumple con los estándares de derechos humanos y de cooperación internacional.

“Nosotros vamos a seguir insistiendo en el sistema de protección internacional ante la Alta Comisionada, urge una nueva reunión con el PNUD, con la agencia Humanitaria de Naciones Unidas, vamos a acudir al Relator y a todas las instancias que permita y que también tengan recomendaciones claras en materia de derechos humanos de por qué esa Ley puede ser absolutamente nefasta para la población venezolana en el contexto en que nosotros vivimos y la situación de emergencia humanitaria compleja”.

Al referirse a la importancia de las ONG Rendón advierte que son de diversos órdenes, pero además brindan una actuación sin discriminación, sin exclusión, con amplitud con base en criterios de investigaciones formales, serias de vulnerabilidades en el país y se han convertido en el primer recurso de asistencia para miles y millones de personas que permanecen en el país y que tienen necesidades absolutamente básicas, alimentos, medicamentos y y además hacen una labor de investigación y contraloría y de denuncias, dentro de las violaciones graves a los derechos humanos.

“Parte de esta Ley también implica disminuir la posibilidad de que organizaciones acompañen a víctimas que han sido vulneradas en sus derechos humanos, en sus familiares y que de alguna forma han permitido que instancias tan importantes como la Corte Penal Internacional, como la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas y otros organismos que han puesto su mirada en Venezuela, denunciando y pidiendo atención y pidiéndole al Estado venezolano que dé respuestas reales, no solamente discursivas, en materia de derechos”, precisa Rendón.

Dijo que los primeros que protegen a las organizaciones, son los beneficiarios y beneficiarias, asegurando que van a continuar trabajando, independientemente del renglón en el que estén, pero están conscientes que son ellos los que puede dar fe del trabajo que se hace, sin ningún tipo de discriminación política, como si lo plantea esta ley, y esperamos que todos se sientan de alguna forma enfáticos con la necesidad de decir que esta no es una ley que cumple con los estándares, que las organizaciones nunca se han negado a cumplir con las leyes, al contrario el Registro que es el garante de que las organizaciones puedan funcionar, está suspendido, se ha pedido su reactivación, que permitan poner las actas en orden, «permítannos estar a derecho para seguir cumpliendo con la mayor transparencia, nuestras funciones y nuestra misión que es ayudar», dijo Rendón en el Circuito Éxitos 99,9 FM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *