VACICC

La renovación del poder judicial era uno de los puntos clave en la negociación de México entre gobierno y oposición bajo el auspicio de Noruega, suspendida por Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una imagen reciente.MIGUEL GUTIÉRREZMUNDO

Ni apertura democrática ni consenso con la oposición. La Asamblea Nacional chavista ha designado un nuevo Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para los próximos 12 años tan chavista como el anterior, que se convirtió en el principal martillo contra la oposición y en factor clave para los fraudes electorales que han jalonado el mandato de Nicolás Maduro desde 2013.

En medio de irregularidades y con un mes de retraso, se confirmó que el nuevo TSJ pasa de 32 a 20 magistrados, tanto titulares como suplentes. Queda por saber quién lo presidirá, pero entre los jueces elegidos permanece el actual presidente, Maykel Moreno, con una intachable hoja de servicios para el régimen bolivariano y un pasado oscuro, manchado con una condena por homicidio durante su etapa de policía.

También repite Gladys Gutiérrez, presidenta del TSJ hasta 2017 y antigua rectora del Consejo Nacional Electoral (CNE). La jueza fue embajadora en España, una etapa en la que se granjeó buenas amistades en la izquierda radical, sin las cuales no hubiera presidido el TSJ en su día. Fueron tres profesores de Podemos, con Juan Carlos Monedero a la cabeza, quienes se encargaron de avalar su tesis en la Universidad de Zaragoza, que versó sobre el “nuevo paradigma constitucional latinoamericano”. Esta tesis era uno de los requisitos necesarios para acceder a la presidencia.

“El proceso de designación de nuevos magistrados ha carecido de transparencia desde su inicio. El resultado parece reafirmar el control político de la independencia y autonomía de la justicia para garantizar los derechos humanos”, advirtió la Comisión Internacional de Juristas (CIJ). La Constitución dicta que los magistrados sólo pueden formar parte del TSJ durante un periodo único de 12 años, pese a que entre los elegidos casi la mitad repite mandato.

Entre los favoritos para presidir el TSJ está una de las novedades, Tania Damelio, miembro del CNE durante 14 años, siempre al servicio de la revolución. Al igual que Calixto Ortega, quien fuera uno de los diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) más cercano a Maduro.

“La dictadura pretende hacer un cambio cosmético. Mandan los mismos, se decide igual, el compromiso por la impunidad se mantiene. Salen algunos, no los más comprometidos, llegan otros a comprometerse a sostener la estructura criminal. Nada cambia”, sentenció el antiguo fiscal Zair Mundaray, hoy en el exilio.

La designación del nuevo TSJ ha contado con el apoyo de los partidos colaboracionistas de la oposición, que han colocado a varios de sus hombres en el alto tribunal. Nombres muy conocidos, de los que se hablaba desde hace meses. Se trata de José Luis Gutiérrez, hermano de Bernabé Gutiérrez, a quien el propio TSJ le entregó la tarjeta electoral de la histórica Acción Democrática, y de Luis Emilio Rondón, que ya fungiera como invitado de piedra a las decisiones del CNE.

Al frente del Comité de Postulaciones Judiciales, del lado “opositor”, ha figurado el diputado Timoteo Zambrano, líder de Cambiemos y el “hombre” del exjefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero en Caracas.

“Instamos a la comunidad internacional a desconocer este proceso que mantiene y profundiza la crisis institucional. Busca proteger a corruptos y a violadores de derechos humanos”, exhortó en un comunicado el Gobierno Interino.

La renovación del poder judicial era uno de los puntos clave en la negociación de México entre gobierno y oposición bajo el auspicio de Noruega, suspendida por Maduro. La Misión de Determinación de los Hechos de la ONU también alertó sobre la responsabilidad del poder judicial en los crímenes de lesa humanidad que investiga la Corte Penal Internacional (CPI) ya fuera por acción u omisión.

https://www.elmundo.es/internacional/2022/04/27/62687b0f21efa0ac0b8b45d4.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *