VACICC

Rueda de prensa sobre el reconocimiento del ecocidio, Club de Prensa de Bruselas, 14 de marzo

Una alianza de movimientos ciudadanos y cambio climático planea marchar en un llamado común a la UE para que reconozca el delito de ecocidio.

En un Día de Acción Europeo , la marcha tendrá lugar el domingo 20 de marzo en Bruselas. Está organizado por organizaciones locales (End Ecocide Belgium, Rise for Climate Belgium y Youth for Climate Belgium). Varias otras acciones se organizan en París, Ámsterdam, Madrid y otras ciudades europeas. El día de acción será seguido por una semana de otras actividades.

 

 

 

Una protesta relacionada está programada para el martes 22 de marzo por parte del ‘Agora des Habitants de la Terre’ contra la mercantilización del agua, un recurso natural vital que a menudo se degrada en la extracción de combustibles fósiles por parte de empresas multinacionales.

 

 

 

Las iniciativas tienen lugar en el contexto de la guerra en Ucrania, donde las plantas nucleares están amenazadas y los desastres ambientales en curso en todo el mundo, como los derrames de petróleo y la deforestación de los bosques.

El impulsor del movimiento por el reconocimiento del ecocidio es la Fundación Stop Ecocide, que en junio del año pasado propuso modificar los estatutos de la Corte Penal Internacional (CPI) e incluir el ecocidio junto a otros crímenes internacionales como los crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y genocidio.

Un equipo internacional de expertos legales redactó una definición de ecocidio y propuso que se agregara a los estatutos de la CPI:

“A los efectos del presente Estatuto, “ecocidio” significa actos ilegales o desenfrenados cometidos con conocimiento de que existe una probabilidad sustancial de que dichos actos causen daños graves y generalizados o a largo plazo al medio ambiente”.

Desde entonces, la propuesta ha ganado terreno en el Parlamento Europeo y algunos estados miembros de la UE, entre ellos Bélgica. También se discutió en la Conferencia de Cambio Climático de la ONU  en Glasgow el año pasado. El reconocimiento del ecocidio como delito internacional no se incluyó explícitamente en el Pacto Climático de Glasgow, pero algunos términos del Pacto tienen un vínculo claro con el razonamiento detrás de la legislación contra el ecocidio.

 

propuesta de la comisión

La marcha está programada para coincidir con la propuesta legislativa de la Comisión Europea para una nueva directiva de la UE sobre la protección del medio ambiente a través del derecho penal. La Comisión dará a conocer su propuesta legislativa esta semana al Consejo. Será discutido por el Parlamento Europeo, donde se espera que la mayoría de los eurodiputados apoyen la legislación contra el ecocidio.

Al presentar la propuesta el pasado mes de diciembre, Virginijus Sinkevicius, comisaria de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, se refirió al debate sobre el reconocimiento del ecocidio: “En un momento en el que la comunidad internacional debate el delito de ecocidio, se exige un alto nivel de protección ambiental. no solo es importante para las generaciones presentes sino también para las futuras a medida que redoblemos nuestros esfuerzos para luchar contra la degradación ambiental”.

En diciembre, un portavoz de la Comisión confirmó que el alcance y la jurisdicción de la nueva directiva se limitarían a los estados miembros de la UE. Un funcionario de la Comisión dijo a The Brussels Times el martes que la propuesta de una directiva revisada no contiene la categoría de delito específica “Ecocidio”.

La legislación medioambiental de la UE cubre las acciones ilegales que constituyen una infracción del derecho administrativo o de las decisiones de ejecución de una autoridad competente, según la Comisión. La gravedad y extensión del daño ambiental serán tratadas como circunstancias agravantes.

La Comisión promete que seguirá de cerca los desarrollos internacionales relacionados con la definición y las posibles respuestas al ecocidio.

La Directiva contiene una disposición que establece la jurisdicción de un Estado miembro cuando el delito ha sido cometido por uno de sus nacionales, independientemente del lugar donde se haya producido el daño. Un Estado miembro es libre de decidir ampliar su jurisdicción a los delitos que se han cometido fuera de su territorio, cuando el delito se comete en beneficio de una persona jurídica establecida en el territorio de ese Estado miembro.

mayoría parlamentaria

En una conferencia de prensa el lunes (14 de marzo) en el Press Club de Bruselas, Jojo Mehta, director de Stop Ecocide International, dijo a través de un enlace de video que el marco legal actual para hacer frente al cambio climático y la amenaza ambiental contra el planeta es inadecuado. El elemento clave que falta en el marco es el reconocimiento internacional del delito de ecocidio.

“La revisión de la directiva de la UE es una oportunidad de oro para reconocer el ecocidio”, subrayó. Los inversores de todo el mundo ya han comenzado a considerar dicha legislación.

La eurodiputada francesa Marie Toussant (Verdes/ALE), iniciadora de la Alianza Parlamentaria Internacional para el Reconocimiento del Ecocidio, estuvo de acuerdo y estimó que las posibilidades de lograr una mayoría en el pleno del Parlamento Europeo son prometedoras en vista de las votaciones anteriores. El Consejo Europeo, que representa a los estados miembros de la UE, está más dividido sobre el tema.

Pero admitió que es difícil predecir el resultado de la votación en el parlamento. “Dependerá de la definición de ecocidio y su alcance”.

Samuel Cogolati, miembro del parlamento federal belga también se mostró optimista y dijo que la movilización funciona. Después de dos años, una gran mayoría en el parlamento belga adoptó una propuesta para incluir el ecocidio, basado en la definición propuesta por la Fundación Stop Ecocide, en el código penal. Argumentó que el ecocidio debería apuntar tanto a individuos como a empresas.

Solo las personas individuales, no los estados ni las organizaciones, pueden ser llevadas ante los tribunales por la CPI, de acuerdo con la definición propuesta por los objetivos del grupo internacional de expertos.

“Consideramos que el enfoque en las personas es absolutamente clave en el potencial disuasorio y preventivo de la ruta de la CPI”, explicó Jojo Mehta. “Las decisiones corporativas las toman en última instancia los individuos. Con demasiada frecuencia, los que toman las decisiones pueden esconderse detrás del ‘velo corporativo’, y la empresa es multada, dejando intactos a los que toman las decisiones. Después de todo, uno no puede encarcelar a una empresa”.

“Si tuvimos éxito a nivel belga, estoy convencido de que también lo tendremos a nivel europeo”, añadió Cogalati. A nivel internacional, la ministra de Asuntos Exteriores de Bélgica, Sophie Wilmès, pide a la CPI, donde se requiere una mayoría de dos tercios para las decisiones, que adopte la definición y modifique sus estatutos.

Chloé Mikolajczak, en representación de End Ecocide Belgium, llamó a aumentar la presión sobre legisladores y políticos, además de protestar en las calles.

De hecho, el ecocidio implica dos delitos, dijo, ya que afecta tanto a la naturaleza como a los seres humanos y amenaza el futuro de la humanidad. Recordó el Día Internacional contra el Racismo, que se conmemora la próxima semana (21 de marzo). El ecocidio es una forma de racismo ambiental porque las minorías y los pueblos indígenas se encuentran entre los más afectados.

https://www.brusselstimes.com/211050/demonstrations-for-the-recognition-by-eu-of-ecocide-as-an-international-crime

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *