VACICC

En el seno de la sociedad civil, ONG y dirigentes políticos se evidencian desacuerdos en torno a participar o no en el proceso de designación de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que adelanta la Asamblea Nacional (AN) con mayoría del chavismo.

Unos lo desconocen por tratarse de un nombramiento contrario a la Constitución. Otros consideran la convocatoria del Comité de Postulaciones Judiciales una nueva «rendija» para recuperar espacios en la deteriorada institucionalidad del país, aunque el panorama, admiten, no luce prometedor.

El presidente del Instituto de Estudios Parlamentarios Fermín Toro y exsecretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, está en el segundo grupo.

 «El objetivo de la sociedad venezolana debe ser poner la justicia a derecho. Esto es, ajustarla a los requerimientos constitucionales, los cuales hoy no cumple. La designación de magistrados no es inocua a ese objetivo. Solo buscando incidir en ella hay posibilidades de que sea útil. ¿Es un riesgo? Sí, claro. Absteniéndose de hacerlo, de seguro el proceso resultará inútil o incluso contraproducente, lo que me parecen riesgos mucho mayores», expresó el político a Efecto Cocuyo.

A favor de que sociedad civil postule

La presidenta de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel, asomó la posibilidad de que organizaciones de la sociedad civil, en especial aquellos grupos pertenecientes al Foro Cívico, presenten postulaciones a los cargos de magistrados del TSJ ante el Comité de Postulaciones Judiciales y está a favor de que lo hagan.

 Aveledo aclara que no está al tanto de ningún proceso de negociación – «ojalá la hubiera» acota – en torno al nombramiento de los 20 nuevos magistrados principales del TSJ con sus suplentes, pero también comparte el hecho de que la sociedad civil proponga nombres.

 «Creo que es mejor si hay buenos candidatos. Si las facultades de Derecho presentan, por ejemplo, a sus profesores titulares, si de los colegios de abogados salen nombres respetables, si las ONG de Derechos Humanos que son tan meritorias, postulan. Ahí tendríamos unas opciones seguramente contrastantes con la mediocridad profesional y el favoritismo partidista. Se demostraría que sí se puede y se debe exigir a la AN que actúe con responsabilidad», sostiene el abogado.

El lapso establecido para recibir postulaciones de aspirantes al TSJ vencen el martes 15 de febrero. El Comité abrirá un lapso para impugnaciones y luego enviará una lista de elegibles al Poder Ciudadano para que formule sus observacionales. Transcurridos diez días, el Poder Moral debe devolver el listado al Comité que finalmente presentará los candidatos a magistrados y magistradas a la AN para el nombramiento final.

Cuadro no prometedor

El Comité de Postulaciones está integrado por siete diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), cuatro de la oposición moderada y diez representantes de la sociedad civil, igualmente con una mayoría afín al chavismo.

ONG como Acceso a la Justicia alertaron que la reforma previa de la Ley Orgánica del TSJ que dio pie a la renovación de la cabeza del Poder Judicial, contraviene la Constitución en artículos como el 264 y 270 y que la resulta de la composición del Comité será un TSJ que continuará supeditado a los intereses del Ejecutivo. No participa en la iniciativa de las postulaciones.

El Foro Cívico en pleno también se pronunció para señalar que garantizar un TSJ independiente pasa también por la independencia del Comité de Postulaciones, el cual de acuerdo al artículo 270 constitucional, como órgano asesor del Poder Judicial, debe estar integrado solo por representantes de la sociedad civil y no por diputados. Pese a ellos algunas organizaciones evalúan postular candidatos a magistrados.

«El cuadro presente no es prometedor. No me hago muchas ilusiones al respecto, pero tampoco podemos ser indiferentes», agrega Aveledo.

Opiniones en contra

Sobre una opinión previa y favorable de Aveledo a la participación de la sociedad civil en la designación de los magistrados del TSJ, manifestada en su cuenta de Twitter, el dirigente de Voluntad Popular Freddy Guevara le expresó su desacuerdo.

«Avalar ese proceso pone en riesgo el proceso en la Corte Penal Internacional (CPI), debilita la negociación en México y le da legitimidad. Hacer eso, a cambio de tener unos pocos magistrados en un TSJ controlado por Maduro, sería demasiado dañino para el país», opinó Guevara.

Señaló además que «sería una patada» a la comunidad internacional, incluido el Grupo de Contacto, que está presionando porque se reanuden las conversaciones en el país azteca para lograr una «salida negociada» a la crisis venezolana.

Al respecto, Aveledo solo respondió que respeta la opinión de Guevara mas no la comparte.

https://efectococuyo.com/politica/aveledo-designacion-magistrados-tsj-no-podemos-ser-indiferentes/

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *